10 de agosto de 2012

Hubo un tiempo


Hubo un tiempo en el que el amor era un
intruso temido y anhelado.
Un roce furtivo, premeditado, reelaborado durante
insoportables desvelos.
Una confesión perturbada y audaz, corregida mil
veces, que jamás llegaría a su destino.
Una incesante y tiránica inquietud.
Un galopar repentino del corazón ingobernable.
Un continuo batallar contra la despiadada infalibilidad
de los espejos.
Una íntima dificultad para distinguir la congoja del
júbilo.
Era un tiempo adolescente e impreciso, el tiempo del
amor sin nombre, hasta casi sin rostro, que merodeaba,
como un beso prometido, por el punto más umbrío de la
escalera.

                                                           Ana Rossetti



2 comentarios:

  1. Hola Rosa, espero que todo siga bien.

    La foto que has tomado a modo de entrada, me ha dado en mi parte mas sensible, me has recordado a un pequeño apartadito que tenia en mi pueblo, en el cortijo, donde solia sentarme con mi abuela que en paz descanse, y en cierto modo, me has sacado una lagrimita.

    Respecto al video es realmente conmovedor.

    Muchas gracias de corazon, por contribuir con tu granito de arena, a alegrarnos los dias a muchas personas.

    Un beso,
    Francisco M.

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias a ti Francisco, me alegra que te halla gustado y haber contribuido con un poco a tu alegría. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...