17 de julio de 2012

Espiral, siempre ascendente.


La espiral siempre me ha llamado mucho la atención, es una forma, a mi parecer, que nunca pasa desapercibida allí dónde esté, de hecho es llamativa para el ser humano desde la antigüedad. Y es que forma parte de nosotros y de nuestra naturaleza, desde la forma helicoidal de las cadenas de ADN de nuestro organismo hasta la formación de galaxias  en el universo. Ha sido símbolo de religiones,  culturas y representado en el arte. 
La espiral evoca la evolución de un estado, ascendente o descendente, es continuidad, desarrollo... representa volver al mismo punto una y otra vez pero en distintos niveles, así se ve con una nueva luz.
Que mejor sintetiza la armonía entre la espiral y la naturaleza que la Amonita, ésta decorada a mi gusto, de la que solo se encuentran fósiles esparcidos por todo el mundo ya que se extinguieron cuando los dinosaurios. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...