18 de febrero de 2012

Miguel Hernández

Para celebrar el cambio de imagen del blog, me suelo cansar pronto de ver los mismos colores, os dejo esta composición que hice hace tiempo de el poeta español Miguel Hernández (1910-1942), toda una inspiración...



Recordar a Miguel Hernández que desapareció en la oscuridad y recordarlo a plena luz, es un deber de España, un deber de amor. Pocos poetas tan generosos y luminosos como el muchachón de Orihuela cuya estatua se levantará algún día entre los azahares de su dormida tierra. No tenía Miguel la luz cenital del Sur como los poetas rectilíneos de Andalucía sino una luz de tierra, de mañana pedregosa, luz espesa de panal despertando. Con esta materia dura como el oro, viva como la sangre, trazó su poesía duradera. ¡Y éste fue el hombre que aquel momento de España desterró a la sombra! ¡Nos toca ahora y siempre sacarlo de su cárcel mortal, iluminarlo con su valentía y su martirio, enseñarlo como ejemplo de corazón purísimo! ¡Darle la luz! ¡Dársela a golpes de recuerdo, a paletadas de claridad que lo revelen, arcángel de una gloria terrestre que cayó en la noche armado con la espada de la luz!

Palabras de Pablo Neruda


Este poema lo escribió Miguel en la cárcel en los años de posguerra, cuando su mujer le contaba en las cartas que su hijo solo se alimentaba de pan y cebolla. 
                      "Nanas de la cebolla" 

"Una mujer morena
resuelta en luna
se derrama hilo a hilo
sobre la cuna.
Ríete, niño,
que te traigo la luna
cuando es preciso". 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...