10 de diciembre de 2011

Jane Eyre


Pues ya está en los cines la última adaptación de Jane Eyre, historia basada en la novela romántica escrita por Charlotte Brontë,  publicada en 1847 con el mismo título, y que ha tenido éxito desde entonces. Ha sido adaptada para el cine y la televisión en once ocasiones, siendo la protagonizada por Mia Wasikowska y Michael Fassbender la última.

Jane tiene una vida complicada desde la infancia, despreciada por su tía es internada en la escuela de Lowood, una institución benéfica, a los 10 años de edad. Allí permanecerá  hasta 18 años, que habiendo acabado sus estudios y teniendo experiencia como profesora  decide poner un anuncio en el periódico y anunciarse como institutriz. Es contratada por el ama de llaves de la mansión de Thornfield Hall, encargándose de la educación de Adèle, la pupila del señor Rochester. Aquí empieza a tener una vida plena y feliz donde es aceptada como una más y está rodeada de personas que sienten afecto por ella. En Thornfield Hall hay secretos bien guardados bajo llave pero que la  naturaleza de los mismos hace que la vida de la protagonista  se derrumbe, teniendo que tomar la decisión más dolorosa de su vida.
Jane Eyre siempre es fiel a sus principios y se respeta a sí misma por encima de todo con voluntad férrea siendo un ejemplo de superación ante las adversidades de la vida; quizás por eso Jane Eyre sea la heroína literaria preferida de tantas personas. Pero para conocerla bien hay que leerse la novela y descubrir la apasionante historia de Jane y Rochester.

Jane Eyre protagonizada por Ruth Willson, para mí la mejor interpretación.

Edward Rochester de la versión para la televisión de 2006 encarnado en el actor Toby Stephens, hasta ahora la versión que más me gusta aunque no es totalmente fiel a la novela. El señor Rochester se merece un post para él solo que iré haciendo más adelante.



 Pequeño fragmento de la novela, la niña Jane está cara a cara con el temible señor Brocklehurst, director de la escuela donde van a internar a la pequeña. 
 Crucé la alfombra y me coloqué delante del señor Brocklehurst. Ahora que lo tenía a mi altura,¡qué cara tenía, con una gran nariz y una boca con enormes dientes!
-No hay nada más triste que ver a un niño malo _dijo_ y peor todavía una niña. ¿Sabes adónde van los niños malvados cuando mueren?
-Van al infierno- fue mi respuesta rápida y ortodoxa.
-¿Y que es el infierno? ¿puedes decírmelo?
-Un pozo de fuego.
_Y te gustaría caer en ese pozo y arder para toda la eternidad?
-No señor.
-¿Qué debes hacer para evitarlo?
Pensé un momento y, y cuando por fin contesté mi respuesta fue menos ortodoxa:
-debo mantenerme sana y no morirme...

     Charlotte Bronté                                                                                 Jane Eyre, capítulo IV 




1 comentario:

  1. ¡¡Mi novela favorita!!! y la verdad esa parte es muy divertida, aunque pobre de Jane le salió peor haber respondido "estar sana y no morirme" jajaja

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...