2 de noviembre de 2011

Margaret Hale

                                                                               
La niebla cubre el sol:
casas enanas y humeantes 
a nuestro alrededor por todas partes.
                       Mathew Arnold

Margaret abrió la puerta y entró con el porte erguido, decidido y digno habitual en ella. No sentía el menor embarazo. Dominaba los hábitos sociales a la perfección [...] El señor Thornton se mostró bastante más sorprendido y desconcertado que ella. En lugar de un clérigo tranquilo de mediana edad, se presentó una joven con franca dignidad, una joven distinta de casi todas las que él solía ver. Vestía atuendo muy sencillo:sombreo de paja ajustado de excelentes forma y material, adornado con cinta blanca; vestido oscuro de seda sin adornos ni volantes; un chal indio grande que le caía en pliegues largos y abundantes que portaba como una emperatriz su manto. No comprendió quién era cuando captó la mirada simple, franca, imperturbable, que indicaba que la presencia de él allí no alteraba el bello semblante ni causaba ningún rubor se sorpresa en su pálido cutis marfileño. Le habían dicho que el señor Hale tenía una hija, pero había supuesto que sería una niña.

                                                                                                                Norte y Sur, Cap. VII
                                                                                                                   Elizabeth Gaskell

                                                               


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...